Margarita Melo cierra tres décadas al servicio de la cultura

La promotora cultural Margarita Melo Díaz entregó el pasado viernes 29 de julio la dirección de la Casa de la Cultura de Puebla, con lo que cerró un ciclo de más de tres décadas al servicio de la cultura y las artes desde la función pública.

“La señora Melo desgraciadamente ya se jubila”, confirmó la tarde del 3 de agosto el actual secretario de Cultura de Puebla, Sergio Vergara Berdejo, tras finalizar un acto público. “El trabajo de ella ha sido sensacional durante mucho tiempo”.

Margarita Melo Díaz llegó a la Secretaría de Cultura estatal en 1993, cuando el dramaturgo Héctor Azar asumía la cabeza de la institución, y después de un breve paso por las áreas culturales del ayuntamiento. Su función inicial fue en el área de relaciones públicas, donde desarrolló proyectos en conjunto con el cronista Pedro Ángel Palou Pérez.

La promotora cultural dedicó varios años a la dirección de difusión cultural, donde inició una red estatal de casas de cultura, proyecto con el que logró cubrir las siete regiones en las que se dividía entonces la geografía poblana. En ese tiempo, estableció más de 180 casas de cultura activas y con trabajo permanente.

Durante años, Melo Díaz se dedicó completamente al trabajo de gestión al interior del estado, visitó municipios con el propósito de que los ayuntamientos contribuyeran con espacios para la promoción cultural, a través de talleres y eventos culturales. De igual forma, impulsó el programa de desarrollo cultural de la Huasteca, cuyo fin fue incentivar a esta región como destino cultural, difundir su cultura y generar conocimiento sobre su diversidad natural y étnica.

La gestora cultural llegó en 2006 a la dirección de la Casa de la Cultura, que actualmente lleva por nombre “Pedro Ángel Palou Pérez”, de quien Melo fue cercana colaboradora. Ahí se encargó, durante más de una década, de la gestión de los espacios de este emblemático inmueble, que alberga, entre otras cosas, la biblioteca Palafoxiana, la cinemateca Luis Buñuel, la sala teatral Luis Cabrera, varios espacios de exhibición para las artes visuales, así como la sala José Luis Rodríguez Alconedo, utilizada como auditorio.

Algunos de los proyectos más importantes en la trayectoria de Margarita Melo al frente de la Casa de la Cultura fueron la intervención y equipamiento de la sala Luis Cabrera, utilizada para funciones teatrales y musicales, a través del Programa de Apoyo a Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE), y la consolidación de actividades anuales que se volvieron emblemáticas para el espacio, convirtiéndose en tradiciones, como las del altar de Dolores y las del día de muertos.

En 2019, cuando la Secretaría de Cultura lanzó un proyecto de reactivación de este espacio, Margarita Melo recordó que “la misión de la Casa de la Cultura de estrechar los límites que separan el arte de la vida cotidiana es vigente y se renueva cada día”, según se recoge en una nota del diario La Jornada de Oriente.

Durante su gestión en este espacio cultural, Margarita Melo se preocupó por temas como la diversidad en la oferta cultural, la formación de públicos y la vinculación de la gestión cultural pública con agentes privados, como universidades y grupos independientes, esto pese al reducido presupuesto que se ha destinado al recinto en diversos gobiernos.

Su trabajo, siempre discreto y ajeno a la luz pública, le permitió trascender el paso de gobiernos de distintas ideologías y partidos políticos y permanecer al frente de la Casa de la Cultura. En tiempos donde la secretaría se convirtió en un consejo, o pasó a depender de las áreas de turismo o educación, Margarita Melo se mantuvo al mando de uno de los espacios cruciales de la vida cultural poblana.

Para conocer más sobre la trayectoria de Margarita Melo, puedes ver esta entrevista que dio al canal de youtube “Diálogos de la cultura en Puebla” en 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.